‘Cartas escogidas’

«Estuvo toda su vida inmerso como nadie en la literatura, aún desde los años en que ni siquiera soñaba escribir.

Pero el Buen Dios quiso preservarlo de uno de los aspectos más desagradables que puede ofrecer la personalidad de un hombre: nunca fue un intelectual, nunca se preocupó de la política de las letras.

Obtenía en la noche y la soledad, sólo para sí mismo, sus triunfos y sus fracasos. Sabía que lo que llamamos éxito no pasa de una vanidad amañada: amigos críticos, editores, modas.

Su amor –casi incomparable en el siglo– por abandonarse a sí mismo, a su frecuente caos, a sus frases de cientos de palabras, reflejaba dos cosas de valor indudable y equivalente: respeto por la vida, por los seres que la pueblan y la hacen.

Y, en estos tiempos de ‘rodeos’, parece prudente un recuerdo.»

Juan Carlos Onetti.

Anuncios

3 pensamientos en “‘Cartas escogidas’

  1. Huyo de esa palabra como de la peste: “intelectual”. Los años, la inconsistencia y los supuestos amigos que se reúnen en cenáculos utilitaristas lo lograron. Existen los que afirman hacer arte de su “exaltación al excremento”, y los que simplemente han vivido y tienen algo que decir, pero sobre la base de la autocrítica y de la aceptación de nuestra pobre condición humana. Prefiero a los segundos, los primeros me aburren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s